FMM
EDUCACIÓN

Usted está en...

 Unidad 12: Las Revoluciones Burguesas

Inicio - Mapa del sitio - Novedades

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Materiales para el aula
Programas gratuitos
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

Contra la pornografía infantil

 

UN PASEO POR LA HISTORIA (parte I)

UNIDAD 12:

LOS CAMBIOS EN EL SIGLO XVIII

Las Revoluciones Burguesas


 

La influencia de las Nuevas Ideas o Ilustración se expandió entre los burgueses de Europa y América, a ellos les convenían las nuevas teorías políticas porque hablaban del poder del pueblo, los derechos y libertades. Si los reyes llegan a perder poder serán suplantados por los burgueses, clase social con poder económico y un alto nivel educativo.

 

1ra.- LA INDEPENDENCIA DE LAS COLONIAS INGLESAS DE AMÉRICA DEL NORTE:

Inglaterra tenía en América del norte 13 colonias sobre el Océano Atlántico. Allí conseguían materias primas baratas y vendían su producción industrial. Algunas de las colonias eran Nueva York, Pennsylvania, Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Georgia, etc.

Cada colonia podía gobernarse a sí misma de acuerdo a sus necesidades. Por ejem­plo, votaban sus propios impuestos, a algunas de sus autoridades y defendían sus derechos individuales.

El Rey de Inglaterra, Jorge III, comenzó a aumentarles los impuestos con la ayuda del Parlamento inglés (que votaba las leyes necesarias para ello). Los colonos se reunieron en un Congreso en la ciudad de Filadelfia en el año 1774 y resolvieron no aceptar los nue­vos impuestos porque no fueron consultados al respecto. También hacen una Declaración en favor de los derechos del pueblo (basada en la ilustración) para decidir ellos mismos los impuestos a pagar.

El Rey no acepta lo resuelto por los colonos y estos se revelan comenzando una guerra.

El 4 de julio de 1776 el Congreso de Filadelfia declaró la Independencia de las Colonias de Norteamérica y una Declaración de Derechos inspirada en las Nuevas Ideas.

En la guerra los colonos son ayudados por España y Francia, juntos lograron vencer a los ingleses que firmaron la rendición en 1783 reconociendo la independencia y soberanía de las colonias.

En 1787 las ex colonias sancionan una Constitución basada totalmente en los prin­cipios del Iluminismo.


LA REVOLUCIÓN FRANCESA:

En Francia las clases sociales se denominaban “estados” (el estado social de una persona, cómo está).

Primer estado: Integrado por el clero (miembros de la Iglesia, sacerdotes y obispos). Eran dueños del 10 % de las tierras, cobraban un diezmo a los campesinos (el 10 % de lo que producían) y no pagaban impuestos.
   
Segundo estado: Integrado por la nobleza que tenía, junto al Rey, el poder político del país. Ostentaban privilegios de todo tipo: casi no pagaban impuestos a pesar de ser los dueños de gran cantidad de tierras y tenían tribunales propios. Se creían superiores al resto del pueblo, actitud que irritaba mucho.
   
Tercer estado: Integrado por casi toda la población de Francia, campesinos, obreros, pequeños comerciantes, burgueses, profesionales (médicos, abogados) y artesanos. Ellos sostenían al Estado porque pagaban todos los impues­tos y, a pesar de ello, no tenían acceso al poder político. Este estado, sobre todo entre la gente que recibía educación, basaba sus pedidos de justicia en las ideas de la Ilustración.

 

Época de crisis en Francia:

El tercer estado, que era orientado por los burgueses, ya estaba muy cansado de las arbitrariedades de los nobles en la dirección del Estado. El país se encontraba en bancarrota (quiebra económica) y los nobles seguían sin pagar impuestos gastando grandes fortunas haciendo fiestas todos los días.

Como la situación económica era muy mala, la nobleza, el clero y el Rey, Luis XVI, organizan la reunión de los Estados Generales. Cada estado se reunía para tratar los problemas del país y luego proponían soluciones que eran votadas entre los tres estados en conjunto. El Rey advirtió que solamente debían tratar los problemas económicos y no los políticos.

El tercer estado (dominado por los burgueses) no acepta sus amenazas y, con el apoyo de algunas personas del primer y segundo estado, se reunieron en una Asamblea Nacional desafiando a Luis XVI porque, decían, representaban a la mayoría del pueblo (95 %). En pocos días, al ver que era mucho el poder que tenían, el Rey ordenó al primer y se­gundo estado que se junten con el tercero. Así, la Asamblea Nacional cambió y se convirtió en Asamblea Constituyente (serían los Estados Generales con otro nombre).

Se produce la Revolución:

El 14 de julio de 1789 la población de París (capital de Francia) tomó la Bastilla, que era una cárcel política y por ello símbolo de la autoridad del Rey. Las rebeliones del pueblo, encabezadas por los burgueses, se fueron produciendo por todo el país.

La Asamblea Constituyente tomó la decisión más importante del proceso revolucionario en contra del absolutismo: Redactó la “DECLARACIÓN DE LOS DERECHOS DEL HOMBRE Y DEL CIUDADANO” cuyas ideas estaban basadas enteramente en las Nuevas Ideas. Proclamaba la igualdad de todos los hombres ante la ley y los derechos a la libertad, a la propiedad, a la seguridad, de pensamiento y resistencia a la opresión. La nobleza y el clero pierden sus privilegios. Ahora todos son iguales ante la ley.

El lema de la Revolución Francesa fue...

LIBERTAD,

IGUALDAD,

FRATERNIDAD




Napoleón Bonaparte:

En los años siguientes se profundizó la revolución: en la guillotina le cortaron la cabeza al Rey Luis XVI y a miles de personas más. El gobierno cambió varias veces entre diferentes representantes del pueblo, se redactaron algunas constituciones y, finalmente, el poder recayó en un personaje muy conocido: Napoleón Bonaparte, quien fue coronado Emperador en 1804.

 

Francia contra Europa:

Desde 1789 en Francia había, al menos en las leyes, respeto por la voluntad popular; el pueblo tenía derechos. Los reyes de los otros países absolutistas tenían miedo porque sus propios pueblos podían realizar una revolución y sacarlos del poder. Francia era un modelo a seguir por los otros pueblos. Los franceses sufren el ataque de los ejércitos de los países que querían la vuelta de la monarquía y, antes de ser invadidos, Napoleón Bonaparte sale de Francia a invadirlos a ellos. Invadió Egipto, Italia, Austria, Alemania, Rusia, Holanda, Prusia, Portugal y España. Francia se iba convirtiendo en un Imperio Continental enemiga del Imperio de Ultramar, Inglaterra, que dominaba los mares por tener la flota más poderosa.

Francia e Inglaterra eran enemigas en lo político y competidoras en lo comercial. Para derrotar a Inglaterra había que destruir sus actividades comerciales. Entonces Napoleón declaró el bloqueo continental cerrando los puertos al comercio inglés.

Bonaparte “mató dos pájaros de un mismo tiro”: invade a sus enemigos terrestres y corta el comercio a su enemigo marítimo.

Bonaparte y España:

En 1808 Napoleón Bonaparte invita a Bayona (ciudad del sur de Francia) al Rey de España Carlos IV y a su hijo Fernando. Los engaña y los toma prisioneros. Bonaparte nombra Rey de España a su hermano, José I.

El pueblo español se resiste y comienza la guerra. Como no tenía un Rey se organizaron Juntas Provinciales de gobierno y una Junta Central en la ciudad de Sevilla que gobernaron en nombre de Fernando VII (hijo de Carlos IV). El 31 de enero de 1810 la Junta Central es reemplazada por un Consejo de Regencia. Las Juntas fueron nombradas por los “vecinos” (gente de clase alta, propietarios, obispos y burgueses de buena posición económica) de las ciudades más importantes. ¡El pueblo de España se gobierna solo!.

 

  Documento

Proclama del Consejo de Regencia de España e Indias a los americanos españoles (14 de febrero de 1810)

Entre los primeros cuidados de la Regencia tiene un principal lugar la celebración de las Cortes extraordinarias anunciadas ya a los Españoles, y convocadas para el día 1º de Marzo. En este gran Congreso cifraban los buenos ciudadanos la esperanza de su redención y su felicidad futura. Y si los sucesos de la guerra obligan a dilatar esta gran medida hasta que pueda realizarse con la solemnidad y seguridad conveniente esta misma dilación ofrece al nuevo gobierno la oportunidad de dar el próximo Congreso nacional la representación completa del vasto imperio cuyos destinos se confían.

Desde el principio de la revolución declaró la Patria esos dominios parte integrante y esencial de la Monarquía Española. Como tal le corresponden los mismos derechos y prerrogativas que a la metrópoli. Siguiendo este principio de eterna equidad y justicia fueron llamados esos naturales a tomar parte en el Gobierno representativo que ha cesado: por él la tienen en la Regencia actual; y por él la tendrán también en la representación de las Cortes nacionales, enviando a ella Diputados, según el decreto que va a continuación de este Manifiesto.

Desde este momento, Españoles Americanos, os veis elevados a la dignidad de hombres libres: no sois ya los mismos que antes encorvados baxo un yugo mucho más duro mientras más distantes estábais del centro del poder; miradlos con indiferencia, vexados por la codicia, y destruidos por la ignorancia. Tened presente que al pronunciar o al escribir el nombre del que ha de venir a representaros en el Congreso Nacional, vuestros destinos ya no dependen ni de los Ministros, ni de los Virreyes, ni de los Gobernadores; están en vuestras manos.

Es preciso que en este acto, el más solemne, el más importante de vuestra vida civil, cada elector se diga a sí mismo: a este hombre envío yo, para que unido a los Representantes de la Metrópoli haga frente a los designios destructores de Bonaparte: este hombre es el que ha de contribuir a formar con justas y sabias leyes un todo bien ordenado de tantos, tan vastos y tan separados dominios: este en fin el que ha de determinar las cargas que he de sufrir, las gracias que me han de pertenecer, la guerra que he de sostener, la paz que he de jurar.

Tal y tanta es, Españoles de América, la confianza que vais a poner en vuestros diputados. No duda la Patria, ni la Regencia que os habla por ella ahora, que estos mandatarios serán dignos de las altas funciones que van a exercer. Enviadlos pues, con la celeridad que la situación de las cosas públicas exige: que vengan a contribuir con su celo y con sus luces a la restauración y recomposición de la Monarquía: que formen con nosotros el plan de felicidad y perfección social de esos inmensos países; y que concurriendo a la execución de obra tan grande, se revistan de una gloria, que sin la revolución presente, ni España, ni América, pudieron esperar jamás.

Real Isla de León 14 de febrero de 1810. Xavier de Castaños, Presidente. Francisco de Saavedra. Antonio de Escaño. Miguel de Lardizábal y Uribe.

Publicado en Gaceta de Buenos Aires del 9 de junio de 1810, páginas 1 a 7.

 

 

A comienzos de 1810 los franceses dominan toda España y cae el gobierno central.

 

BREVES REFERENCIAS AL VIRREINATO DEL RÍO DE LA PLATA:

1) Inglaterra necesitaba comerciar pero perdió las colonias de América del Norte y Bonaparte le estaba cerrando los puertos europeos. Los ingleses salen desesperadamente a buscar materias primas y mercados en donde vender su producción industrial. Llegan a Buenos Aires en 1806 e invaden. Como son derrotados, un tiempo después vuelven e invaden por segunda vez en 1807. Otra vez son vencidos.

2) En los criollos de Buenos Aires que pudieron tener cierto nivel de educación "prenden" las Nuevas Ideas y los ejemplos de las colonias inglesas y la Revolución Francesa; algunos quieren imitarlos formando Juntas como en España...

 


ACTIVIDAD:

Explicar el esquema del siglo XVIII.


La Unidad 12 tiene los siguientes temas...

Unidad 12: La Revolución Industrial

Unidad 12: Las Nuevas Ideas o Ilustración

Unidad 12: Las Revoluciones Burguesas (esta página)

Unidad 12: Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (1789)

Volver al Índice