FMM
EDUCACIÓN

Usted está en...

 Humor Educativo

Inicio - Mapa del sitio - Novedades

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Materiales para el aula
Programas gratuitos
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

Contra la pornografía infantil

HUMOR EDUCATIVO

Una Didáctica Constructivista
en la Educación Sexual

Escribe: Federico Martín Maglio

Profesor de Enseñanza Secundaria Normal y Especial en Historia, con Postgrado de Especialización en Informática Educativa.   Es docente de EGB y Media, Jefe del Departamento de Ciencias sociales de una Escuela Media y del Instituto de Formación Docente Nº 127 de San Nicolás, Provincia de Buenos Aires, Argentina, donde reside.

 

Nota publicada en la revista "Contexto Educativo", Nº 4, febrero de 2000. http://contexto-educativo.com.ar

 

Abstracto: La educación sexual en las escuelas ha sido siempre un tema controvertido. En esta nota se definen alternativas al trabajo docente con orientaciones teóricas y prácticas de cómo realizar la tarea educativa en temas tan sensibles a la intimidad familiar.

Introducción:

Una preocupación docente muy extendida es si la escuela debe desarrollar contenidos de educación sexual y, en caso afirmativo, cómo hacerlo. Si tenemos en cuenta que la escuela debe complementar la educación familiar, a priori podemos suponer que entonces sí debe hacerlo. Para ir encontrando respuestas al cómo es que se esbozan algunas pautas desde la óptica constructivista.

Una didáctica basada en el constructivismo:

Como la teoría constructivista tiene muchas ramas, vamos a circunscribirnos a las siguientes ideas...

  1. Los conceptos aprendidos por un individuo se vinculan a través de relaciones formando su estructura congnitiva en forma de red.
  2. Los contenidos a aprender deben ser significativos para la persona de acuerdo a su propia estructura congnitiva. Los nuevos conceptos serán significativos, entendibles y aprendidos por los alumnos si pueden vincular la nueva información a alguna rama de su red.

Los docentes debemos tener en cuenta que hay que partir de los intereses y motivaciones que los alumnos traen consigo. En los alumnos que no sean adultos o adolescentes, o sea, en los niños, su desarrollo tendrá grandes dificultades. Todo dependerá de las preguntas que puedan realizar, pero, de acuerdo al constructivismo, tales preguntas surgirán de una curiosidad interna y, realmente, es imposible que se de la misma en todos nuestros alumnos al mismo tiempo. Por ello es que el docente deberá provocar-motivar la necesidad de conocer sobre el sexo (conductismo, mal que les pese a los constructivistas).

Como un ser humano va ampliando su red conceptual a través de sus vivencias, la didáctica para la educación sexual variará de acuerdo al nivel de la misma.

De la teoría a la práctica educativa:

Debido a lo apuntado, es que, sin querer forzar la yuxtaposición conceptual originada en los conflictos psicológicos que pueda ocasionar la ruptura de esquemas conceptuales construidos a partir de preconceptos equivocados por los mecanismos de defensa de los padres, a los niños habría que hacerles entender los conceptos sobre sexualidad atendiendo a sus experiencias anteriores y así hacerlos significativos. Por ejemplo, podremos partir de los cuentos que los progenitores han hecho a los párvulos sobre el origen de los bebés...

Nacemos de un repollo: Esta versión es todo un contrasentido. Si nacemos de un repollo, entonces estaremos muy cerca de la verdadera explicación ya que ellos también nacen de “una semillita”. Pero, al ver que los repollos son cortados en miles de pedazos, entonces lo que estaremos haciendo es promover el aborto.

Nos trae una cigüeña: Por asociación podríamos establecer una sincronía entre el pico de la cigüeña y el pene del papá; la tela que cuelga del pico y sostiene al bebé sería la ropa íntima de mamá.

Salimos de la panza: Aquí se nos facilita el asunto porque seguramente han visto alguna de las películas “Alien” (ya en su cuarta parte). Muy didácticas las mismas ya que habrán advertido cómo el dulce, cariñoso aunque no tan bonito bebé rompe la caja toráxica de un ser humano para darse a la fuga y esconderse, ¡tan chiquito y ya juega a las escondidas!. Además, hay un valor agregado en tales películas para el propósito que perseguimos... Ni bien crecer el bichito y hacerse adulto, comienza a comportarse como un predador; a los docentes nos viene “al pelo” para poder pasar a desarrollar temas de historia y relacionarlos con ecología y zoología... ¡La magia de la E.G.B.!.

Nos hacen en una máquina computarizada: Versión proveniente de padres modernos y avezados en las nuevas tecnologías al mejor estilo de “Un Mundo Feliz”. Para esta versión, nada mejor que las películas “2001: Odisea del Espacio” y “2010: El Año en que Hicimos Contacto”, donde podremos ver que la computadora que gobierna a la nave-madre comienza a tener actitudes paranoicas e histéricas haciendo mejor entendible las tendencias filicidas de los progenitores.

Papá le pone la semillita a mamá: Versión “Sprayette” no muy recomendable ya que el aprendiz podrá, en todo su derecho, dar una solución mejor... ¿Por qué no compran el “Instant Flower Garden”?

Como siempre, la televisión deforma tanto a nuestros “tiernos angelitos” que en la escuela ya no sabemos qué hacer con sus preconceptos para ponerlos en crisis a fin de reconceptualizarlos en su estructura cognitiva y así hacer posible el “enganchar” la verdadera conceptualización científica. Pero aquí hay que hacerse un replanteo, ya que según el constructivismo, este razonamiento sería falso. ¿Cómo es eso?, ¿una contradicción constructivista?... Es que según el constructivismo, el mundo ahora no es otra cosa que la construcción de un observador. Cualquier investigación cuidadosa respecto de una observación determinada, remite inevitablemente a las cualidades del observador y sus interacciones con otros observadores. La clásica distinción entre sujeto y objeto no se sostiene. La objetividad ha quedado sepultada, la realidad es un resultado cuya autoría es atribuible a los propios seres humanos: El hombre es la medida de todas las cosas.

Este replanteo nos retrotraería a los sofistas, Protágoras en la antigua Grecia ya decía lo mismo. No hay nada que hacerle, ¡no hay nada nuevo bajo el sol! Y si los sofistas cobraban dinero por su trabajo, entonces ¿podríamos desarrollar, a partir de ello, el tema de la prostitución y su significado social?

Pero no es ese el único obstáculo que nos plantea esta teoría. Uno de los principios del constructivismo es que la instrucción debe ser estructurada de tal forma que sea fácilmente aprovechada por el aprendiz; año tras año se deberían profundizar los conceptos. Es lo que se conoce como organización en espiral. Como vemos, el constructivismo es algo limitado en la cuestión que nos toca, ya que no será posible desarrollar el estudio de otros métodos anticonceptivos.

Una implicación pedagógica es la que dice que el maestro debe motivar al aprendiz a descubrir principios por sí mismo. Esto podría ocasionarnos más de un inconveniente ya que los padres comenzarían a quejarse de que los recreos son muy promiscuos con el aditamento de posibles denuncias con la prensa amarilla de por medio.

La evaluación:

De acuerdo a Ausubel, se debe evaluar para obtener datos que ayuden al educando; esta ayuda consiste en situarlo en el proceso y mostrarle su nivel de rendimiento. Así también esos datos brindan recursos al docente para evaluar al alumno los materiales, los métodos y el curriculo. También se deben evaluar los conocimientos, las actitudes, los intereses, la personalidad, etc. Emplear en la evaluación principios generales: validez, reproductibilidad, representatividad, poder discriminante (índice de dificultad). Sugiere también, además de los test objetivos, recurrir a la discusión, ensayos de trabajo real, generar hipótesis, probar una proposición, esbozar un tratamiento experimental, estructurar una argumentación, etc.

Conclusión:

Como podemos ver, si aplicamos una didáctica constructivista a la educación sexual, nos quedaremos sin trabajo...

Propuestas:

Los estudios antropológicos realizados en comunidades de diversos lugares del planeta han demostrado que a mayor represión en materia sexual, crecen proporcionalmente los conflictos sociales y psicológicos. Las sociedades que han tratado su sexualidad como algo natural (como el comer, dormir, orinar, etc.) prácticamente no tienen problemas de abusos machistas, infidelidades, violaciones, violencia familiar ni desviaciones sado-masoquistas y hasta suicidas. Tampoco conocen la mentira. Por ello es que se propone:

  • Aprender de nuestra historia y de la de otros pueblos; utilicemos el conocimiento de la sociología, la antropología, la psicología y la psicología social para construir una nueva sociedad basada en la verdad, la simplicidad y la libertad.
  • No nos dejemos influir por las modas en cuanto a teorías construidas detrás de un escritorio. Éstas sólo nos ayudan a entender un poco más al ser humano, pero ninguna es la panacea que resolverá todos los problemas de los procesos de enseñanza y aprendizaje.
  • Docente: En el aula haga y diga de acuerdo a su instinto. La educación es “cosa del corazón”. El único límite es su sentido común y su sapiencia.