FMM
EDUCACIÓN

Usted está en...

 Pedagogía: Compromiso Docente

Inicio - Mapa del sitio - Novedades

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Materiales para el aula
Programas gratuitos
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

Contra la pornografía infantil

 

COMPROMISO DOCENTE

Federico Martín Maglio

Marzo de 1999

 

¿Bastaría que cada docente desde su sector REVISE su accionar y haga su aporte para mejorar la educación?

El que cada uno se replantee el accionar educativo es fundamental para la educación en lo general y personal; pero nos estaremos equivocando si consideramos la revisión personal como suficiente.

Bajo ningún punto de vista debemos considerarnos como un Dios, solamente somos humanos, con defectos y virtudes. Dentro de estas últimas está la autocrítica, el replanteo sobre la tarea realizada en nuestra vida. La autocrítica es saludable y fundamental para nuestra salud psíquica, mental, espiritual y física. Nos ayuda a vernos a nosotros mismos y así evaluar lo siguiente:

  1. Si lo que hacemos es lo que realmente pretendemos.
  2. Si la manera de hacer las cosas es eficaz.
  3. Si se nos ocurren otras formas de encarar las tareas.
  4. Rectificar los errores.
  5. Rectificar las metas.

No obstante debemos tener en cuenta que la educación es un hecho social y, por lo tanto, implica que nuestro accionar depende de un ida y vuelta con nuestros semejantes.

Yo me autocritico permanentemente, una autocrítica saludable por no ser obsesiva. Me sirve por tres cosas:

  1. Considero que voy mejorando como persona.
  2. Considero que voy mejorando como profesional.
  3. Considero que voy mejorando como ser social.

Pero tiene sus problemas. La mayoría de los colegas, muchos padres y la sociedad en general no se replantean nada, consumen lo que les "tira" la sociedad. Una persona que se mira críticamente es un reformador en lo personal y en lo social: nunca estará conforme del todo con lo que es ni con la sociedad en la que se desenvuelve. ¿Problemas? ¡SI, PROBLEMAS!, porque pasa por ser un "loco", "zurdo", "pesimista", "que tira malas ondas", etc.. ¿Consecuencias?, sí, porque la labor que uno emprende no siempre será apoyada ni por los compañeros y, a veces, por las autoridades.

El problema principal es que lamentablemente el ser humano ha sacralizado, venerado a las instituciones y éstas llegaron a ser más que el creador de las mismas. Las instituciones son conservadoras, en todo caso retrógradas, interesadas en mantener el statu quo del poder en unos pocos.

El replanteo personal sirve, pero debemos tener conciencia sobre la realidad que ello implica: tendremos inconvenientes para incertarnos en los grupos de trabajo social y nunca pasaremos desapercibidos, siempre seremos "tema" de conversación de otros y no en muy buenos términos. ¿Por qué?, porque el replanteo tiene que ver con nuestras propias prácticas pedagógicas (vínculos entre docente y alumnos) que, si no se tiene una amplitud bastante amplia de criterio, se lo sentirá como un ataque a nuestro ego, a nuestro individualismo (y los docentes somos un gran ejemplo de individualismo). El replanteo deja al desnudo nuestras falencias y vernos al espejo puede ser doloroso...

Siempre he dicho que desde chico he cometido tres herejías para la sociedad actual:

  1. Estudiar.
  2. Pensar.
  3. Replantear.

La sociedad de consumo no postula el estudiar, postula la instrucción y el moldeado de las personas para que "entren" en el modelo dirigido por "otros". No pensar, los "otros" piensan por nosotros. No replantear porque significa criticar lo que está establecido.

Es aquí donde rescato una pregunta de Braslavsky: ¿quiénes son los responsables por la selección y distribución equitativa de saberes, de contenidos pertinentes para el desarrollo económico autosostenido, el desarrollo nacional integrado y la construcción de un modelo político democrático?. Este planteamiento me parece sumamente pertinente porque el ser humano vive en sociedad, la hace, la recrea a cada instante. Todos los seres humanos componen la sociedad pero solamente algunos tienen el poder de manejarla ¿por qué?. Pienso que se debe a la falta de educación de la mayoría de las personas ¿educación?.

Somos los docentes en gran parte responsables de que la situación esté como está. El sistema puede ser malo, la política dirigencial corrupta, las instituciones obsoletas, etc., pero los docentes tenemos, o se supone que tenemos, un nivel educacional alto en relación al resto de la sociedad y por ello no puede haber justificativo para la falta de replanteos y la inercia en la acción. Es como dice Gadamer: debemos dar significado y sentido a los acontecimientos...

Su lectura me ha ayudado grandemente a comprenderme y a convencerme -una vez más- de que el camino que estoy siguiendo es el correcto. He visto que tengo varias facetas como docente, incluso contradictorias ya que me he sentido identificado de una u otra forma con algunas escuelas pedagógicas y no "encerrado" a una en especial.

El tema que más me preocupa es si las investigaciones áulicas que realizo son pertinentes o no, cómo puedo hacer para mejorarlas, dónde buscar más información técnica y didáctica.

Estoy convencido que los docentes tenemos una actividad que está ligada a la ética más que otras. Se debe a que somos transformadores de seres humanos en formación, responsables en gran medida de la vida de las personas que tenemos como alumnos. Es una responsabilidad tremenda, enorme, la cual nos exige:

  1. Conocimiento científico.
  2. Capacidad de reflexión crítica sobre la realidad.
  3. Compromiso político y actitudes para realizarlo.
  4. Actitudes éticas y morales guiadas por la rectitud, la verdad y el amor.
  5. Comprensión, equilibrio emocional y manifiesta afectuosidad hacia los alumnos y la realidad.

Para finalizar la respuesta, quiero decir que considero que la tarea educativa puede ser individual en algunos casos, pero por lo general es una práctica grupal. Los docentes -como dice Elliot- "debemos requerir un proceso de reflexión cooperativa más que privada; al enfocar el análisis conjunto de medios y fines en la práctica; al proponerse la transformación de la realidad de la escuela y del aula mediante la comprensión previa y la participación de los profesores/as en el diseño, desarrollo y evaluación de las estrategias de cambio; al plantear como imprescindible la consideración del contexto psicosocial e institucional, no sólo como marco de actuación, sino como importante factor inductor de comportamientos e ideas...".

Vienen bien unas palabras de Paulo Freire para reflexionar sobre el compromiso...

"¿Cómo comprometerse?.

En el momento, sin embargo, en que la sociedad se vuelve sobre sí y se inscribe en la búsqueda difícil de su autenticidad, comienza a dar señales inequívocas de preocupación por su proyecto histórico.

Cuanto más crece esta preocupación, más se torna favorable el clima para el compromiso.

Estamos convencidos de que el momento histórico de América latina exige de sus profesionales una seria reflexión sobre su realidad,, que se transforma rápidamente, de la cual resulte su inserción en ella. Inserción que, siendo crítica, es compromiso verdadero. Compromiso con los destinos del país. Compromiso con su pueblo. Con el hombre concreto. Compromiso con el ser más de este hombre".

Freire, Paulo, Educación y Cambio, páginas 19 y 20.