FMM
EDUCACIÓN

Usted está en...

 ¿Qué es Votar o Sufragar?, de Martín Maglio

Inicio - Mapa del sitio - Novedades

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Materiales para el aula
Programas gratuitos
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

Contra la pornografía infantil

 

¿QUÉ ES VOTAR O SUFRAGAR?

 

Federico Martín Maglio

Agosto de 1999

San Nicolás, Provincia de Buenos Aires

República Argentina

 

"Los hermanos sean unidos,
Porque esa es la ley primera;
Tengan unión verdadera
En cualquier tiempo que sea,
Porque si entre ellos pelean
Los devoran los de ajuera".
Martín Fierro

 

¿Qué es votar o sufragar?

El voto o sufragio es el medio o instrumento por el cual el pueblo manifiesta su voluntad designando a las autoridades que gobernarán. En la situación actual, y a título personal, digo que es la facultad que tiene un ciudadano para elegir a sus verdugos. Pero al menos lo hacemos nosotros por estar en un sistema democrático. Con el tiempo iremos aprendiendo y así cambiaré mi idea.

¿Por qué el voto es secreto y obligatorio?

Es secreto para evitar cualquier tipo de presión cuando uno vota, nadie se entera de qué se está votando. Es obligatorio porque es una función pública, además de un deber moral y un derecho. Lo ideal sería que todas las personas sean concientes de este deber y que el voto no tenga que ser obligatorio para que vayan a votar.

¿Quiénes votan, todos los ciudadanos?, ¿y los extranjeros?

Están habilitados para votar los ciudadanos mayores de 18 años de ambos sexos nativos, por opción y naturalizados que no tengan ninguna de las inhabilitaciones previstas en la Ley Electoral. Los extranjeros pueden hacerlo, previa inscripción, para elegir intendentes, concejales y consejeros escolares.

¿Cómo está compuesta una mesa?

Cada mesa electoral tiene una única autoridad: su Presidente, que estará asistido por dos auxiliares o suplentes. En cada mesa puede haber fiscales de diversos partidos políticos participantes del comicio para controlar la transparencia del acto y el recuento de votos.

¿Hay sanciones para el que no vota?

La sanción, antes que nada, es moral ya que no cumple con un deber ante el resto de la sociedad. No obstante, en la Ley Electoral se estipula que si alguien no vota estando habilitado y pudiendo hacerlo no lo hizo, se le debe cobrar una multa y quedará inhabilitado para el ejercicio de cualquier empleo público por 3 años. Pero esto no se cumple. Lo que sucede es que en cada elección hay más de 5 millones de personas del padrón que no concurren a votar ¿cómo se hace para cumplir con las sanciones a tanta gente?.

¿Qué personas no pueden votar?

Según el Código Electoral Nacional...

Artículo 3. - Están excluidos del padrón electoral:

a) Los dementes declarados tales en juicio y aquellos que, aun cuando no lo hubieran sido, se encuentren recluidos en establecimientos públicos;

b) Los sordomudos que no sepan hacerse entender por escrito;

c) (Inciso derogado por art. 1° de la Ley N° 24.904, B.O.18/12/1997. Vigencia: a partir de su sanción. );

d) (Inciso derogado por art. 3° de la Ley N° 25.858 B.O. 6/1/2004);

e) Los condenados por delitos dolosos a pena privativa de la libertad, y, por sentencia ejecutoriada, por el término de la condena;

f) Los condenados por faltas previstas en las leyes nacionales y provinciales de juegos prohibidos, por el término de tres años; en el caso de reincidencia, por seis;

g) Los sancionados por la infracción de deserción calificada, por el doble término de la duración de la sanción;

h) (Inciso derogado por art. 3° de la Ley N° 25.858 B.O. 6/1/2004);

i) Los declarados rebeldes en causa penal, hasta que cese la rebeldía o se opere la prescripción:

j) (Inciso derogado por art. 3° de la Ley N° 25.858 B.O. 6/1/2004);

k) (Inciso derogado por art. 3° de la Ley N° 25.858 B.O. 6/1/2004);

l) Los inhabilitados según disposiciones de la Ley Orgánica de los Partidos Políticos;

m) Los que en virtud de otras prescripciones legales y reglamentarias quedaren inhabilitados para el ejercicio de los derechos políticos.

Artículo 3° bis.- Los procesados que se encuentren cumpliendo prisión preventiva, tendrán derecho a emitir su voto en todos los actos eleccionarios que se celebren durante el lapso en que se encuentren detenidos.

A tal fin la Cámara Nacional Electoral confeccionará el Registro de Electores Privados de Libertad, que contendrá los datos de los procesados que se encuentren alojados en esos establecimientos de acuerdo con la información que deberán remitir los jueces competentes; asimismo habilitará mesas de votación en cada uno de los establecimientos de detención y designará a sus autoridades.

Los procesados que se encuentren en un distrito electoral diferente al que le corresponda podrán votar en el establecimiento en que se encuentren alojados y sus votos se adjudicarán al Distrito en el que estén empadronados.

(Artículo incorporado por art. 4° de la Ley N° 25.858 B.O. 6/1/2004. Vigencia: a partir de su reglamentación por el Poder Ejecutivo nacional, la que deberá dictarse en el plazo máximo de veinticuatro (24) meses contados a partir de la publicación de la norma de referencia.).

Artículo 12. - Deber de votar. Todo elector tiene el deber de votar en la elección nacional que se realice en su distrito.

Quedan exentos de esa obligación:

a) Los mayores de setenta años;

b) Los jueces y sus auxiliares que por imperio de esta ley deban asistir a sus oficinas y mantenerlas abiertas mientras dure el acto comicial:

c) Los que el día de la elección se encuentren a más de quinientos kilómetros del lugar donde deban votar y justifiquen que el alejamiento obedece a motivos razonables.

Tales ciudadanos se presentarán el día de la elección a la autoridad policial más próxima, la que extenderá certificación escrita que acredite la comparecencia;

d) Los enfermos o imposibilitados por fuerza mayor, suficientemente comprobada, que les impida asistir al acto. Estas causales deberán ser justificadas en primer término por médicos del servicio de sanidad nacional; en su defecto por médicos oficiales, provinciales o municipales, y en ausencia de éstos por médicos particulares.

Los profesionales oficiales de referencia estarán obligados a responder, el día del comicio, al requerimiento del elector enfermo o imposibilitado, debiendo concurrir a su domicilio para verificar esas, circunstancias y hacerle entrega del certificado correspondiente:

e) El personal de organismos y empresas de servicios públicos que por razones atinentes a su cumplimiento deban realizar tareas que le impidan asistir al comicio durante su desarrollo. En ese caso el empleador o su representante legal comunicarán al Ministerio del Interior la nómina respectiva con diez días de anticipación a la fecha de la elección, expidiendo, por separado, la pertinente certificación.

La falsedad en las certificaciones aquí previstas hará pasible a los que la hubiesen otorgado de las penas establecidas en el artículo 292 del Código Penal. Las exenciones que consagra este artículo son de carácter optativo para el elector.

(Este punto se respondió gracias a la colaboración de Edgardo Héctor Acosta).

¿Por qué hay candidatos con más popularidad que otros?

Principalmente, porque tienen difusión por los medios de comunicación. Generalmente son candidatos provenientes de los principales partidos políticos, los que tienen una historia de gobiernos ya realizados como son los casos del Partido Justicialista y la Unión Cívica Radical. Por lo realizado anteriormente, entre la población, tienen adeptos y retractores. Este enfrentamiento muy pocas veces es acerca de las propuestas de cada uno; todo el tiempo asistimos a agravios personales y campañas de desprestigio que son seguidas de cerca por los medios de comunicación convirtiendo las campañas electorales en un circo y no en una actividad cívica de suma importancia. Los candidatos entran en el juego o, en el mejor de los casos, comienzan con una serie de promesas y enunciados pero jamás he escuchado de ellos una propuesta seria y fundamentada como corresponde. Así es muy difícil poder elegir cuando vamos a votar.

¿Qué hay detrás de todo esto?

La lucha por el poder. El poder de caudillos y de grupos económicos poderosos. El problema está en que si un diputado es elegido por el pueblo y su campaña fue pagada por uno de estos grupos ¿qué leyes votará el diputado en la cámara, lo que le conviene a los que lo votaron o lo que le conviene al grupo económico que lo apoyó?

¿Por quiénes son apoyados?

Por grupos corporativos que buscan tener una ganancia adicional a sus actividades normales si tal partido o candidato gana. Generalmente son grandes empresas y diversos grupos económicos. Pero también está el “apoyo” que viene desde gobiernos de ciertas potencias como Estados Unidos a los que les conviene que gane determinado partido porque así nos tendrán más dominados o que su actual dominación no corra peligro de terminar.

¿Esto quiere decir que si ganan van a gobernar para los que lo apoyaron y no para los que lo votaron?

La Historia sirve para ver estas cosas. Pero no hace falta remontarse muy atrás en el tiempo. Pensemos quiénes son los que se llenaron los bolsillos en los últimos años de esta incipiente democracia. El Partido Justicialista dijo defender ciertas cosas que después destruyó y sus diputados, senadores, gobernadores, intendentes y dirigentes sindicales apoyaron sin miramientos. Estas personas pensaban una cosa en 1989; dos años después sus ideas giraron 180 grados. Lo mismo podríamos decir de la Unión Cívica Radical durante el gobierno de Alfonsín cuando se implementó el Plan Austral que nada tenía que ver con el mensaje electoral. Estos cambios son “muy significativos”.

Entonces... ¿Hay que votar a candidatos poco difundidos por los medios de comunicación?

Es una alternativa más que es poco conocida por la población. La gente en la República Argentina no vota seriamente porque el fanatismo y la ignorancia son la moneda corriente. Para votar a conciencia es necesario conocer a todos los partidos políticos y sus candidatos, y el votar a los que son poco difundidos no significa que el voto está perdido porque no va a ganar. Este pensamiento es igual a tomar las elecciones como si fuesen un partido de Ríver contra Boca. Realmente lamentable. El votar por uno de los llamados “partidos chicos” puede significar que entren representantes en la Cámara de Diputados o alguno como Concejal, cargos muy importantes.

Este mismo problema existe con respecto al voto en blanco que representa la disconformidad del elector en cuanto a las propuestas que se le presentan. Hasta se dice que el voto en blanco va para los militares, para el que gana y un montón de barbaridades más. Todo fruto de la ignorancia.

La democracia no es el gobierno de la mayoría, antes que nada, es el respeto de las minorías. Un sistema democrático sólo puede funcionar bien cuando el pueblo tiene un alto nivel educativo y muy buena información. Sólo así podrá elegir evaluando racionalmente las diversas propuestas.