FMM
EDUCACIÓN

Usted está en...

 Críticas Generales, Nota que me hicieron en el diario "La Nación"

Inicio - Mapa del sitio - Novedades

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Materiales para el aula
Programas gratuitos
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

Contra la pornografía infantil

 

El día 12 de noviembre de 2001, se publicó en el diario "La Nación" (sección Educación y Cultura) de la República Argentina una muy escueta síntesis de un reportaje que me hizo la periodista Amalia Eizayaga. Para que se tenga en claro, aquí publico las respuestas completas.

-¿Qué pasa hoy con la indisciplina de los alumnos? ¿Aumenta año a año?
Los actos de indisciplina aumentan en cuanto al nivel de violencia. La escuela es una institución social y lo que sucede en la sociedad se refleja en la conducta aprendida por los chicos. Por otro lado, también sucede que la "despreocupación" de los estudiantes hacia la educación es alarmante y esto también es un factor que genera indisciplina.

-Si es que aumentan, ¿a qué creen que se debe?
Es un proceso que se fue profundizando por la crisis socio-económica y cultural desde la década de 1980 en que comenzó a confundirse democracia con "hago lo que se me da la gana". Hay ausencia de modelos dignos de ser tomados como ejemplo y los roles entre autoridades, docentes y alumnos no están definidos como corresponde. Ahora todo es negociable, todo se puede permutar y tolerar. Resulta que hasta un narcotraficante o un corrupto puede llegar a ser un "genio" y digno de imitar. Los chicos reciben horas y horas de pautas de conducta que son agresivas por los medios de comunicación y en un mundo donde la agresión es una constante y en que la familia está cada vez más ausente, se pierden el respeto y los límites. Hoy no existen reglas ni tampoco oportunidades para cumplirlas. Esta situación de desintegración de los lazos sociales es gravísima si pensamos que el que hoy no respeta ni obedece, mañana no respetará ni podrá actuar con ecuanimidad, justicia y responsabilidad.
Por ejemplo, cuando los docentes analizamos en clase la Constitución Nacional en cuanto a los derechos y garantías, debemos batallar contra el descreimiento y la burla ya que muchos alumnos consideran que es una gran mentira. Nos cuesta mucho hacer entender que todos somos iguales ante la ley y que tenemos obligaciones hacia los demás. Y ni qué decir cuando decimos "en un Estado de Derecho ninguna falta o delito puede quedar impune para que los principios de igualdad, respeto y justicia se cumplan". Muchos alumnos se nos rien en la cara.

-¿Qué tipo de "faltas" cometen los chicos? ¿Cuáles son las que más se repiten y las más llamativas?
Principalmente, las agresiones entre compañeros y desde los alumnos hacia los docentes, tanto en lo físico como en lo verbal. Pero también la discriminación hacia los extranjeros es cada día más preocupante. Otro tema es que cada vez es más dificil lograr un ambiente de trabajo ordenado en donde los alumnos se escuchen entre sí y al docente. Hay alumnos que al docente no lo tienen en cuenta, están hablando o gritándose entre ellos y hacen caso omiso a lo que se les pueda decir o hacer. Otros escuchan música con auriculares sin importarles lo que sucede en la clase.

-Algún caso en particular que recuerden por su gravedad
El año pasado, en uno de esos "cursos difíciles" de octavo año, entro al salón y los alumnos ni saludan. Estaban todos gritándose entre sí, empujándose, otros escuchaban música... Entonces, una alumna me profiere insultos con gestos irreproducibles. Le pregunto qué es lo que sucede y la reacción es de más agresión. Se levanta y sale del aula. Al rato entra. Cuando el curso se calmó y comienzo a preguntarles qué les estaba pasando, esta alumna se pone a cantar y a gritar a todos sus compañeros... Entonces me planto en frente del aula y le pego un grito retándola saliéndome un insulto. Me asombré de mí mismo ¡insulté a una alumna!... No sabía dónde meterme. Me sentí muy mal y encima de ello, todo el curso se quedó en un sepulcral silencio mirándome. Sus compañeros me dijeron: "Así se hace profe, impóngase como se debe". Me sentí peor ¿así se debe? Realmente, es triste que mucha gente sólo entienda a través de imposiciones autoritarias y agresivas... Jamás me había pasado que perdiera la calma, la situación repetida diariamente me sobrepasó.

-¿Qué sanciones se utilizan -si es que se utilizan?
Siempre hablo con los alumnos, ya sea al grupo o en privado. Trato que el alumno entienda que en una sociedad no se pueden lograr cosas positivas si no se aceptan pautas y normas de comportamiento que son necesarias para la convivencia y el respeto entre las personas. A veces me hago el enojado y hasta pongo "cara de malo", pero tengo que hacer mucho esfuerzo porque soy todo lo contrario a un ogro. Comienzo a hablar en voz baja y los decibeles van bajando.

-¿Se flexibilizaron los límites? ¿Por qué?
Lamentablemente, hoy los límites están desdibujados, casi no existen. Se han relativizado los valores de la sociedad y muy pocas personas los reconocen. La política educativa centrada en la contención hizo que se tolere cualquier cosa y los docentes estamos con las manos atadas en cuanto a las directivas y reglamentaciones. Esta transformación adopta estrategias ingenuas y benévolas que han bajado la tolerancia disciplinaria a un piso inaceptable que, en muchos casos, pone en riesgo la vida misma. Su único objetivo es la contención y por ella se está pagando un precio muy alto.
La bajada oficial es que hay que "educar para la adaptación" en lugar de "educar para la transformación". Esto es especialmente grave en una sociedad en las que reinan la desesperanza y el escepticismo y hay una exasperante falta de expectativas y proyecto de vida; entonces, la escuela no ofrece alternativas a un presente doloroso ni herramientas para un futuro distinto. Así, la escuela como institución, pierde valor y significado para la sociedad y los estudiantes. Y cuando una persona se encuentra molesta en un sitio, se comporta mal exteriorizando su disconformidad.

-¿En qué medida la indisciplina afecta el aprendizaje?
No se puede tener un pensamiento y acción ordenados y consecuentes con determinados objetivos si no estamos haciendo lo correcto. Al emprender una tarea y no estar concentrado en ella, los sentidos se dispersan y los aprendizajes no se producen. El rol de la escuela en cuanto a la disciplina debe ser la de formar el carácter del estudiante; pero esto se ha perdido.


-----------------------------------------------------
Federico Martín Maglio
República Argentina
-----------------------------------------------------