FMM
EDUCACIÓN

Usted está en...

 Himno Nacional Argentino Completo

Inicio - Mapa del sitio - Novedades

Presentación

Inicio
Mi currículum
Editoriales
Mi bitácora
Mis cátedras
Premios
Bromas de mis alumnos

Secciones

Alumnos
Humor educativo
Informática
Materiales para el aula
Programas gratuitos
Escritos
Biblioteca Digital
Pedagogía
Proyectos
O.N.U.

Historia

Historia
Documentos
Notas
Un paseo por...

Recursos

Notas
Const. América latina
Documentos
Películas y Series
Educación especial
Esq. conceptuales
Frases célebres
Papelería
Presentaciones
Videos

Sistema Educativo

Entrada en la sección
Represent. docente
Leyes de Educación
Informes sobre Educ.
Docum. curriculares
Banco Mundial
Pol. educ. en Argentina
II Cong. Ped. Nacional
Críticas al sistema
Univ., Ciencia y Tec.
Provincia de Bs. As.

Comunicación

Enlaces
Contácteme

Contra la pornografía infantil

 

HIMNO NACIONAL ARGENTINO (original de 1813)

¡Oíd, mortales!, el grito sagrado:
¡libertad!, ¡libertad!, ¡libertad!
Oíd el ruido de rotas cadenas
ved en trono a la noble igualdad.
Se levanta a la faz de la Tierra
una nueva y gloriosa Nación
coronada su sien de laureles
y a sus plantas rendido un león.

De los nuevos campeones los rostros
Marte mismo parece animar
la grandeza se anida en sus pechos
a su marcha todo hacen temblar.
Se conmueven del Inca las tumbas
y en sus huesos revive el ardor
lo que ve renovando a sus hijos
de la Patria el antiguo esplendor.

Pero sierras y muros se sienten
retumbar con horrible fragor
todo el país se conturba por gritos
de venganza, de guerra y furor.
En los fieros tiranos la envidia
escupió su pestífera hiel.
Su estandarte sangriento levantan
provocando a la lid más cruel.

¿No los veis sobre Méjico y Quito
arrojarse con saña tenaz,
y cuál lloran bañados en sangre
Potosí, Cochabamba y La Paz?
¿No los veis sobre el triste Caracas
luto y llanto y muerte esparcir?
¿No los veis devorando cual fieras
todo pueblo que logran rendir?

A vosotros se atreve, argentinos
el orgullo del vil invasor.
Vuestros campos ya pisa contando
tantas glorias hollar vencedor.
Mas los bravos que unidos juraron
su feliz libertad sostener,
a estos tigres sedientos de sangre
fuertes pechos sabrán oponer.

El valiente argentino a las armas
corre ardiendo con brío y valor,
el clarín de la guerra, cual trueno,
en los campos del Sud resonó.
Buenos Aires se pone a la frente
de los pueblos de la ínclita Unión,
y con brazos robustos desgarran
al ibérico altivo león.

San José, San Lorenzo, Suipacha.
Ambas Piedras, Salta y Tucumán,
la colonia y las mismas murallas
del tirano en la Banda Oriental,
son letreros eternos que dicen:
aquí el brazo argentino triunfó,
aquí el fiero opresor de la Patria
su cerviz orgullosa dobló.

La victoria al guerrero argentino
con sus alas brillantes cubrió,
y azorado a su vista el tirano
con infamia a la fuga se dio;
sus banderas, sus armas se rinden
por trofeos a la Libertad,
y sobre alas de gloria alza el Pueblo
trono digno a su gran Majestad.

Desde un polo hasta el otro resuena
de la fama el sonoro clarín,
y de América el nombre enseñando
les repite: ¡Mortales, oíd!
Ya su trono dignísimo abrieron
las Provincias Unidas del Sud!
Y los libres del mundo responden:
¡Al gran Pueblo Argentino, salud!

Sean eternos los laureles
que supimos conseguir:
coronados de gloria vivamos,
o juremos con gloria morir.
(Se canta después de cada estrofa)

Letra: Vicente López y Planes
Música: Blas Parera

 

ACOTACIONES:

Vicente López y Planes (1785-1856), poeta de la literatura de Mayo. Se graduó en Derecho en la Universidad de Chuquisaca.

Blas Parera, español, maestro de piano y violín. En 1860, Juan Esnaola realizó algunos cambios a la música del Himno basándose en manuscritos de su autor. Los arreglos fueron aceptados como versión definitiva en 1944.

No hay acuerdo sobre cuándo fue ejecutado por primera vez en público; algunas tradiciones cuentan que fue en la casa de Mariquita Sánchez de Thompson y otras fuentes sostienen que el debut de la obra se produjo el 25 de mayo de 1813 en la Plaza de la Victoria.

El 30 de marzo de 1900, el Poder Ejecutivo decreta que se canten sólo la primera y última cuarteta más el coro.

 

La profesora Silvia García nos envía mayor información para quién la necesite ¡muchas gracias! (ya se arregló la letra de acuerdo con sus indicaciones)

En 1812 fueron Fray Cayetano Rodríguez y Blas Parera quienes escribieron una primera canción patriótica la que fuera encargada por el Segundo Triunvirato al Cabildo de Buenos Aires, y la responsabilidad recayó en los autores indicados.

Sin embargo, al año siguiente en vista que esa Canción Patria no había tenido la repercusión esperada en la población, la Asamblea General Constituyente (Año 1813) insiste con la idea y, esta vez, fueron Vicente López y Planes y también Blas Parera quienes escribieron letra y música, respectivamente. Es esa obra la que el 11 de Mayo de 1813 es aprobada por la Asamblea del Año XIII.

Con respecto a la letra que figura en la página, la estructura poética, es decir tal como lo escribió Vicente López, es de 9 estrofas de 8 versos más un coro de 4 versos. Únicamente cuando se canta es que se repiten los 4 versos del coro, no así en la composición poética, por lo que sugiero que para no desvirtuar la verdad histórica habría que corregir la letra que ofrece la página, eliminando todas las repeticiones del Coro de 4 versos, empezando desde la primera estrofa, ya esa no era su ubicación sino al final de las 9 estrofas, y sí podría ser que debajo de los 4 versos del coro y entre paréntesis, figure la aclaración (SE CANTA DESPUÉS DE CADA ESTROFA). Así mismo hay errores que modifican el sentido del poema, a saber:

  • 1° Estrofa.- 1° verso: después de... grito sagrado se escriben 2 puntos (:)
  • 2° verso: las palabras Libertad se escriben como sigue: ¡Libertad! ¡Libertad!
    ¡Libertad!
  • 4° verso: la expresión correcta es: Ved en trono a la noble igualdad.
  • 4° Estrofa - 6° verso: lo correcto es: luto y llanto y muerte esparcir?

En cuanto a la información de que el Himno Nacional se ejecutó por primera vez en Casa de Mariquita S. de Thompson, según nuevas investigaciones, esa sería una versión y no una afirmación.


Principal ] Siguiente ]

Para comunicarse con nosotros, pulse aquí

Copyright 1998-2007 FMM Educación - Federico Martín Maglio